Perdón por muerte de Nelson Carvajal

A 21 años de su asesinato, Estado colombiano pide perdón a la familia de Nelson Carvajal Carvajal.

Eran las seis de la tarde de aquel oscuro 16 de abril... Nelson salía de la escuela con las manos aun empolvadas por la tiza blanca, orgulloso de su labor de todos los días al ver crecer a tantos niños y niñas con su dirección y ejemplo. Llevaba en la cabeza el noticiero del día siguiente, Nelson era maestro, pero también periodista, tal vez el más frentero y determinado que ocupo alguna vez los micrófonos de la emisora “Radio Sur”; la gente y los amigos, le preguntaban que si no tenía miedo, él decía que no, que prefería morir antes que vivir arrodillado ante la corrupción.

Eran épocas difíciles para Pitalito, la corrupción y el engaño estaban a la orden del día y Nelson no tenía miedo de denunciarlo. Esa tarde que el periodismo laboyano nunca olvidará, Nelson Carvajal caminaba cuidadoso, saco las llaves de su motocicleta Honda del bolsillo y la encendió emprendiendo el camino a casa, le hizo una seña con la mano al portero de la escuela, este le respondió con otra y a sus espaldas el gran portón de hierro oxidado por el paso del tiempo se cerró sin saber que para él, se cerraría para siempre. No había conducido una cuadra cuando un desconocido apunto su mano cobarde empuñando un arma contra uno de los hombres más queridos y respetados de Pitalito.

Siete disparos cegaron su vida... De ese fatídico 16 de abril de 1998 han pasado ya 21 años y hoy en un hecho sin precedentes en un “Acto público de reconocimiento de responsabilidad Internacional” el Gobierno Colombiano aceptó la ineficacia de su labor y la de su aparato judicial, pidió perdón a la familia de Nelson Carvajal Carvajal, en el marco del encuentro semestral de la Sociedad Interamericana de Prensa, que se cumple en Cartagena. El acto es el cumplimiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que declaró al Estado colombiano responsable tanto del asesinato como de la impunidad y de las afectaciones a su familia. Igualmente, esa sentencia ordenó reabrir las "investigaciones y procesos judiciales en curso que correspondan a efectos de determinar los hechos y las responsabilidades correspondientes", y es justamente este ítem de la sentencia la que despierta nuevamente la esperanza de que en algún momento la justicia se manifieste y los responsables de la muerte del recordado periodista al fin, paguen lo que deben.

Nadie que haya conocido a Nelson Carvajal Carvajal puede superar su muerte, Era un periodista frontal y controvertido y un amigo incondicional. Apoyado por el entonces dueño de Radio Sur Don Manuel Castro Tovar, Nelson hacía periodismo en defensa de los intereses comunitarios y reclamaba transparencia en las actuaciones de los funcionarios públicos. Varias de sus investigaciones fueron sobre la corrupción política en el municipio de Pitalito y el departamento del Huila. Pero también trabajaba con ahínco en su otra labor, la de docente, había fundado unos años atrás la escuelita del barrio los pinos, esa misma que hoy en su honor lleva su nombre; Don Rafael Chaux, uno de sus más grandes amigos y cercanos colaboradores habló así de Nelson Carvajal: "Los recuerdos de Nelson son los de un amigo y compañero ejemplar que siempre nos dio la mano y con quien trabajamos muy unidos siempre, fue el compañero leal, el amigo que uno siempre quiere tener y que lamentablemente falleció en este terrible hecho que las autoridades Colombianas han sido incapaces de esclarecer y determinar quiénes fueron los autores materiales e intelectuales de este atroz crimen" Marino Salamanca, locutor de Momento Regional lo recuerda así: "Por esos días siempre hacia denuncias relacionadas con las construcciones en Pitalito y también por la corrupción que existía en aquella época en la administración municipal, asumir la noticia de su muerte fue muy difícil porque a Nelson en la emisora lo queríamos más que a un compañero, lo queríamos como a un amigo, un hermano, y es muy difícil, muy difícil aceptar y entender por qué se cometen crímenes así" Por su parte Judith Carvajal, una de las hermanas del periodista y portavoz de la familia, aseguró que "la voz de Nelson no se quedó callada como lo pretendieron quienes cometieron este delito" y a su vez agradeció al Estado Colombiano porque con el acto de reconocimiento se "está empezando a dar cumplimiento a la sentencia" agregando que "esperamos que continúe dando cumplimiento real al resto de lo ordenado por la Corte y que no se quede esta ceremonia solo en un acto de imagen pública para dar la sensación de haber cumplido". Al evento también asistieron los padres del extinto periodista Ana Francisca Carvajal y Jairo Carvajal Cabrera, junto a otros 17 miembros de la familia.

En la última emisión del noticiero Radio Sur, antes de su asesinato, Carvajal realizó una serie de denuncias sobre la construcción de unas viviendas llamadas Prado de las Acacias, de la compañía Bermúdez Llanos y Asociados, cuyo representante legal era el reconocido empresario Fernando Bermúdez Ardila. Los compradores denunciaron a través de la emisora que las casas estaban siendo construidas en una zona de alto riesgo y con materiales no idóneos. Bermúdez fue uno de los investigados por la muerte de Nelson, quien además estuvo en prisión 23 meses acusado como su autor intelectual, junto a Carlos Augusto Rojas ex representante a la cámara y el ex alcalde de Pitalito Ramiro falla cuenca, resultando libres por falta de pruebas.

Pero nunca sin importar cuantas instancias se hayan buscado, cuanto haya suplicado su familia justicia… Nada hasta hoy ha logrado que se conozca la verdad… Una verdad que muchos en Pitalito aseguran saber; es más bien como de esas verdades que todo el mundo conoce pero que nadie puede probar y mientras tanto reina la impunidad. Pero debe ser tan grave el asunto y debe haber gente tan poderosa y adinerada detrás de la investigación que hasta hace muy poco las amenazas continuaban contra todo aquel que metiera las manos, la cabeza o el corazón en este caso, tanto así que su hermana, su esposa y sus hijas tuvieron que salir del país y en el exilio claman por justicia, divina o de la que sea pero justicia. Varios periodistas que han querido indagar sobre el tema también por las buenas han sido silenciados y después de 21 años la indignación no deja de hacer doler el corazón y la cabeza de impotencia a quienes lo conocieron y compartieron a su lado. Don Nelson falleció a los 37 años. Víctima de los corruptos, de los cobardes, de los mentirosos que a punta de prebendas, engaños y falsas sonrisas pretenderían convencer a cualquiera, víctima de la politiquería, esa que pasa por encima de los intereses de la gente y se burla de sus necesidades.

Por: Andry G. Cantillo.

Email: cantillo22@gmail.com