, ,

Nuestra región, desde la óptica mundial (The New York Times)

Reporteros de medios influyentes, visitan nuestra región, cuentan sus experiencias que impactan al mundo.

Recientemente estuvo en nuestra región Elizabeth Zach, periodista Americana de la Fundación Marguerite Casey, quien hizo publicación de sus experiencias, ha causado sensación, siendo republicada por diferentes medios virtuales y el pasado 14 de Julio, este material fue incluido en la emisión en The New York Times, trabajo hecho por el periodista Federico Rios Escobar. Ningún medio de nuestra región se percató ni registro la importante visita. Por la importancia de la temática para quienes habitamos la región en referencia y por la trascendencia que ha tenido esta publicación, turisticoehistorico.com hace la traducción del texto al español (presentamos excusas si se registran errores de traducción) y republica el artículo con las mismas láminas fotográficas y sus referencias. Otorgando el crédito respectivo a sus autores y para constancia dejamos a disposición el link de la publicación original para quienes deseen verificar su procedencia.

Desierto de la Tatacoa, en el sudoeste de Colombia, es una tierra desorientada de tunas, chivos, trincheras, peñascos y riscos. Crédito Federico Ríos Escobar por Elizabeth Zach 9 de julio de 2018 The New York Times

En el sudoeste de Colombia, los tesoros están prohibidos. Después de cinco décadas de guerra, es posible experimentar algunos de los hallazgos arqueológicos más convincentes de América del Sur, y mucho más. Pero eso no significa que sean fáciles de conseguir.

La mañana en que mi guía, Juliana Chávez, se encontró conmigo en Popayán, en el extremo sur del verde Valle del Cauca en Colombia, me advirtió que la travesia que nos esperaba ese día sería dura y larga. Nuestro destino era San Agustín, hogar de algunos de los hallazgos arqueológicos más convincentes de América del Sur, que durante las más de cinco décadas de guerra aquí habían sido difíciles, si no imposibles de visitar, a solo 80 millas de Popayán, la ciudad más cercana.

Colombia en aumento. Un país emerge de la guerra como un destino turístico emocionante. Una vez que la 'ciudad más peligrosa' de Colombia, Buenaventura regresa el 9 de julio de 2018 Pero planeamos conducir a través del Parque Nacional Natural Puracé, y el camino que divide esta jungla y el paisaje de la selva no está pavimentado, por lo que estaríamos a paso de tortuga la mayor parte del día. Y luego, cuando nos dirigíamos fuera de la ciudad, la Sra. Chávez nos dio más detalles acerca de un viaje lleno de baches y riesgos de emboscadas y secuestros de la guerrilla.

En la década de 1990, cuando la guerra azotó a Colombia, las guerrillas de las FARC establecieron campamentos base en zona del Puracé. Las montañas remotas y el camino en el que estaríamos era especialmente reconocido por los secuestros. Al ingresar al parque, que se encuentra formado por dos ramas de la cordillera de los Andes colombianos, las Cordilleras Occidental y Oriental, recordé cómo en 2002 las fuerzas gubernamentales habían derrotado a las guerrillas en la región, lo que convirtió al Puracé en seguro. Sin embargo, la Sra. Chávez me dijo más tarde que su tío había sido secuestrado en la región en 2004.

El extenso y rústico Akawanka Lodge ofrece una vista indulgente de las exuberantes colinas que rodean San Agustín. Credito Féderico Rios Escobar para The New York Times

La Sra. Chávez, originaria de San Agustín, había estudiado negocios internacionales en Ibagué, centro de Colombia, y también asistió a un campamento de invierno en Denver, y luego viajó por los Estados Unidos durante un mes. A mediados de sus 20 años, ahora tiene 28 años, reconoció que su educación, fluidez en el inglés y su experiencia en el extranjero podrían hacer una profesión más gratificante en el turismo que en el trabajo de oficina.

Dijo que cree que los recursos naturales de su país (sol, café, playa, montañas) atraen a los turistas, pero también que la dramática historia de guerra de Colombia, y ahora la paz, ofrecen aún más al viajero curioso. "Cuando estaba creciendo aquí", me dijo, "no vi la violencia. Los guerrilleros vivían en el campo. Secuestraron criadores de ganado y comerciantes, y tenían lo que llamamos vacunas, según el cual la gente les pagaba una cantidad mensual de dinero para mantenerse alejados". También estaba el guerrillero que una vez se presentó en el umbral de su abuelo con un rifle, y resultó que quería venderlo. "Más tarde supimos que había vuelto a vivir con su familia, trabajando en una granja", dijo. "Hasta que los guerrilleros lo encontraron, lo llevaron a la parte trasera de su casa y le dispararon en la cabeza. Así es como era: podrías convertirte en guerrillero con la suficiente facilidad. Pero no podrías abandonar esa vida".

Cabras en el Desierto de la Tatacoa. Credito Federico Rios Escobar para The New York Times

Los rebeldes de las FARC firmaron un acuerdo de paz con el gobierno colombiano en 2016, pero muchos colombianos siguen siendo escépticos e insatisfechos con el acuerdo. Como resultado, Cerro del Puracé, como gran parte de Colombia hoy, es seguro para viajar y ansioso por los turistas. A principios de la semana, visité Medellín, otro hora la capital del crimen mundial, con uno de los primos de Pablo Escobar como mi guía; me ofrece un recorrido por los lugares y el legado del emperador de la cocaína, incluidos los barrios marginales que había intentado rehabilitar. También pasé una tarde tranquila cegada agradablemente por las fachadas caleidoscópicas de Cartagena. Pero pasaría la mayor parte de mi tiempo en el bolsillo suroeste del país, una región ignorada por los turistas. De hecho, fui el segundo cargo estadounidense de la Sra. Chávez, un hecho que mencionó varias veces con desconcierto, si no con consternación. (Pagué $ 450 por día, incluidos los hoteles, el desayuno y el transporte; la ocupación doble lo reduciría a la mitad.

Se puede reservar por correo electrónico a juliannyta89@hotmail.com). Quienes viajen por Municipios del sudoeste de Huila y Cauca, había leído, podían atravesar condiciones desérticas, selváticas y alpinas en un día, aunque en algunas carreteras accidentadas como la región del Puracé, que abarca 320 millas cuadradas. También podrían hacer lo que yo estaba haciendo ahora: romances en la piedra, si es necesario, mientras nos dirigíamos a San Agustín para ver algunos de los hallazgos arqueológicos más convincentes de América del Sur, que alguna vez fueron tesoros prohibidos durante cinco décadas de guerra.

La catedral en la plaza principal de Popayán sufrió casi 50 años de reconstrucción tras un terremoto en 1859.Credito Federico Rios Escobar para The New York Times

Algunas ciudades pequeñas, como Popayán, cuyas elegantes fachadas coloniales blancas le han merecido el apodo de La Ciudad Blanca, milagrosamente se quedaron solas durante los combates, venerados por su significado histórico y su gran belleza, dijo la Sra. Chávez. Me alojé una noche en un gran antiguo monasterio franciscano, donde mi habitación daba a un tranquilo patio con arcadas. Y al atardecer un día, la Sra. Chávez me llevó a través de la refinada plaza de Popayán. Allí, entramos en la enorme catedral, que sufrió casi 50 años de reconstrucción después de un terremoto en 1859. Otras poblaciones del área, como Silvia, se salvaron de la carnicería debido a su gran comunidad indígena, el Guambiano, que había declarado su territorio como reserva de paz, y había prohibido el establecimiento de estaciones de policía o bases guerrilleras.

Silvia se encuentra en un pequeño valle, y cuando nos acercamos, parecía casi una aldea suiza. Al llegar a la plaza principal, los colores inundaron mis ojos: faldas moradas finamente tejidas y chaquetas usadas por hombres y mujeres; Autobuses Dodge de pasajeros con aire abierto pintados de todos los colores del espectro psicodélico. La Sra. Chávez, sin embargo, me advirtió que a los Guambiano, que suman alrededor de 12,000 y aún siguen su propio idioma y prácticas agrícolas tradicionales, no les gusta que los fotografíen.

Frailejónes, una planta familia del girasol que se procesa como un té y se dice que posee cualidades medicinales, en el Parque Nacional Natural Puracé. Credito Federico Rios Escobar para The New York Times 

"Ellos creen en los espíritus", explicó. "Tratan de vivir en armonía con ellos, para evitar la falta de respeto, sabiendo que los espíritus pueden tomar tu alma, enfermarte, incluso matarte. Tomar sus fotos puede irritar a los espíritus". Era martes, y el mercado semanal estaba en pleno apogeo. Recorrimos la plaza, admiramos los bolsos hechos a mano, bufandas y joyas y luego nos dirigimos al mercado cerrado. Allí, la Sra. Chávez señaló bolsas de marihuana (no es legal, sino despenalizada) junto con una cornucopia de papas, docenas de variedades, incluidas miniaturas de neón rosa que parecían jawbreakers confitados.

Pasamos por corredores forrados con sacos de arpillera rebosantes de romero, quinoa, yajé y grandes ladrillos de panela, o azúcar de caña en bruto, junto con los alimentos básicos colombianos, café y hojas de coca. También fue posible comprar frailejónes, una planta de la familia del girasol que se procesa como un té y se dice que posee cualidades medicinales, particularmente para afecciones pulmonares. Al igual que las hojas de coca que vi en venta, el frailejón generalmente es ilegal para el consumo. Los guambianos tienen sus propias leyes, explicó la señora Chávez, y están exentos de la prohibición. (Más tarde admitió que también tiene una planta de coca en casa).

Las elegantes fachadas blancas encaladas de Popayán le han valido el apodo de La Ciudad Blanca. Crédito Federico Ríos Escobar por The New York Times.

Dio la casualidad de que nuestro viaje a Puracé nos llevaría a lo más alto de los Andes hasta que llegamos a un enorme páramo alfombrado de frailejónes que se extendía hasta el volcán Puracé, que se elevaba a más de 15,000 pies y estaba envuelto en neblina. Es el volcán más activo de Colombia y el centro neurálgico detrás de docenas de fuentes termales en el área que habíamos pasado. El camino por docenas de millas ascenso a través de bosques lluviosos que incluían colonias de palmas de cera -el árbol nacional de Colombia y las palmeras más altas del mundo- y los desfiladeros de la jungla, y cruzando puentes sobre los ríos Cauca y Mazamorras. También avanzamos pesadamente a través de kilómetros de pasadizos sin pavimentar, precisamente de lo que la señora Chávez me había advertido. Y aunque no nos encontramos con ningún guerrillero, nos enfrentamos a otro peligro: semirremolques transportando tanto pasajeros como mercancías, navegando lentamente en giros y empujándonos hasta los hombros hasta que finalmente salimos de la carretera en el pueblo de Paletará.

Cuanto más subíamos al parque, la temperatura bajaba considerablemente, así que en un pequeño restaurante, la Sra. Chávez pidió tazones de agua caliente y dulce panela (jugo de caña de azúcar) para nosotros, y queso doblado que ella sumergió en el suyo. Ella habló conmigo acerca de los secuestros en la región, incluido el de su tío, cuyos captores lo tomaron como rehén de su motocicleta y finalmente lo devolvieron, dijo ella.

La Tatacoa. Credito Federico Rios Escobar para The New York Times 

Al anochecer, me encontraba en el balcón envolvente del extenso y rústico Akawanka Lodge, que ofrece una vista indulgente de las exuberantes colinas que rodean a San Agustín. Una antigua pradera de ganado abandonada, la morada de la hacienda es hoy en día como un moderno Jardín del Edén, con setos esculpidos que encierran camas de impaciencia, un césped en la ladera y buganvillas e hibiscos cubiertos por todas partes. Mi habitación encalada estaba cuidadosamente decorada con arte indígena, al igual que cada habitación, con una floritura distinta. Carolina Guilleztegui Ibeth, la suegra del dueño de Akawanka, más tarde me guió por el hotel y sus pasadizos abiertos con mosaicos hechos por Eliza, su suegra. Su familia había buscado artesanos locales para que contribuyeran con el trabajo en madera y los murales a la decoración. Cada habitación, me dijo, tiene el nombre de flora y fauna nativa. La mía se llamaba Zariqüeya, o zarigüeya, ejemplificada por una pintura de un ejemplar y sus bebés colgando de la rama de un árbol.

Este mismo espíritu creativo se manifestó más tarde cuando la Sra. Chávez y nuestro guía, Alirio Semanate, me guiaron por las misteriosas esculturas de piedra en el Parque Arqueológico de San Agustín, que fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. Según los historiadores, dos tribus indígenas se asentaron en los valles del río Magdalena y Cauca hace unos 5,000 años. Desaparecieron misteriosamente, pero dejaron atrás cientos de solemnes esculturas antropomórficas, la mayoría lápidas sepulcrales. Caminando entre las figuras del parque, algunas con expresiones feroces y otras deleitando, el Sr. Semanate llevó un cuaderno para esbozar movimientos galácticos que parecen haber guiado la comprensión de los antiguos canteros sobre cómo posicionar sus obras en súplica por la fertilidad, o proteger a uno en el más allá.

Un puente rústico en Popayán. Credito Federico Rios Escobar para The New York Times

Vimos más adelante, después de montar a caballo desde San Agustín a través de las colinas fangosas hasta La Chaquira, donde tres figuras talladas en piedra miran al sol en diferentes épocas del año, probablemente reflejando el solsticio o rituales de equinoccio. Pero la vista allí era tan hipnótica como las figuras, que miran hacia un desfiladero nebuloso y magnífico empalmado por el río Magdalena. A lo largo de las cuatro horas en coche hacia el norte desde San Agustín y hasta la mitad de Bogotá, los altiplanos se van aplanando gradualmente, y los contornos se transformaron al llegar al Desierto de la Tatacoa, un desorden de cactus y chivos salvajes, trincheras, riscos y bluffs. Era ya entrada la tarde y aún hacía calor mientras navegábamos por los barrancos y, en un momento dado, observamos divertidos cómo una bandada de cabras galopaba a lo largo de una cresta.

Al caer la noche, nos dirigimos a un observatorio adyacente a la entrada de Tatacoa. A través de un poderoso telescopio allí, miré hacia una luna que prácticamente podías alcanzar y tocar, y hacia las estrellas que permanecían constantes a través de las civilizaciones, la colonización, la guerra y la violencia, y ahora colgaban inmóviles en un cielo eterno y pacífico.

Elizabeth Zach es periodista de la Fundación Marguerite Casey. Comentarios The Times necesita tu voz. Agradecemos sus comentarios, críticas y experiencia en el tema. Una versión de este artículo aparece impresa el 14 de julio de 2018, en la página TR1 de la edición de Nueva York con el titular: No Longer Forbidden. Reimpresiones de pedidos.