Desierto de Atacáma, travesía con poca agua y vista única que incluye el Cielo

Desierto de Atacáma el lugar más seco de la tierra.

Es el desierto no-polar más árido de la Tierra, en el Norte de Chile, regiones de Aríca, Parinacóta, Tarapacá, Antofagásta y norte de Coquímbo, unos 105.000 km². En el desierto de Atacáma, una lluvia de 1 mm o más puede darse cada 15 o 40 años, se han registrado periodos de hasta 400 años sin lluvias en su sector central, entre enero y febrero suele darse el llamado «invierno altiplánico», que produce alguna que otra lluvia y abundantes tormentas eléctricas.

Arica registra récords meteorológico más bajo del mundo, con tan solo 0,5 mm. Lejos de ser inerte, el Desierto es una zona abundante en energía, gracias a sus acogedoras culturas ancestrales y a los oasis que son fuente de vida en el desierto más árido del mundo.

Situación que en vez de amedrentar a los turistas, les atrae, pues es una región de alta afluencia de turistas, dados sus diferentes atractivos naturales y avanzado observatorio astronómico. Asciende más de 4.000 metros del altiplano andino para descubrir pequeños poblados que mantienen intactas sus costumbres en medio de extremos escenarios.

Salares, géiseres y lagunas de un intenso color azul, son parte de los lugares que asombran. Un viaje por las estrellas, para aprender más sobre los astros y las constelaciones en uno de los múltiples observatorios astronómicos de la zona norte del país, el ALMA.

Es otro lugar único en el planeta, el desierto Atacáma junto al Observatorio ALMA, hacen de este un lugar Hipnótico y brillante, para quienes son amantes de las altas temperaturas, pero también de la soledad mágica y vista privilegiada del universo.