, ,

La fuerza histórica de Pitalito Bicentenario

¡que viva Pitalito y nuestro Bicentenario!.

Pitalito conmemora 200 años de su fundación en el actual sitio, confluencia del rio Guarapas con la quebrada de Cálamo, terrenos donados por Doña Catarina Artunduaga. Hace 200 años, era un puñado de familias y casitas de bahareque y techos de paja, alrededor de una capilla donde se oficiaba misa y se evangelizaba con misiones católicas de Garzón y Timaná. A comienzos de los años 1800 figuraba en algunos escritos, la Aldea del Pitalito, terrenos de la Hacienda de Cálamo, sitio ligeramente elevado en su relieve que favorecía para los desagües y un poco más seco ante la cantidad de ciénagas, humedales y barrizales que abundaban en aquella época. 

José Hilario López, militar Payanes y expresidente de Colombia, a finales del siglo XIX, impulsó la Hacienda de Laboyos en materia ganadera y caballar. También son precursores de la fundación los sacerdotes José Hilario Sierra, Jerónimo España y la Señora Catarina Artunduga, ilustre benefactora.

Pitalito se fundó el 13 de junio de 1818 a partir del establecimiento de su autoridad eclesiástica católica, la Aldea de Pitalito fue eregida parroquia independiente, con la construcción de su capilla y trazo de sus primeras calles. Bajo la advocación de San Antonio de Padua. Ciudad enclavada en el fértil valle formado por transformaciones geológicas andinas y sedimentos del rio Guarapas.

Digno es destacar personajes como Don Lorenzo Cuellar Molina, Héctor Polanía Sánchez, Oliverio Lara, Raquel Méndez, Ricardo Muñoz, Simón Arbloleda, Gonzalo Ayerbe, Sinforoso Parra, Roberto Molina Vásquez, Teófilo Carvajal Polanía, Manuel Castro Tovar, Tifón González, Jorge Arboleda y Jesús Muñoz, para nombrar los más destacados. Hoy Pitalito es de las ciudades con mayor crecimiento poblacional y productivo, con 160 mil habitantes, estratégica ubicación geográfica se le otorgan meritorios calificativos como: Segunda ciudad del Huila, estrella vial y polo de desarrollo, ciudad cosmopolita, emporio cafetero, comercial, ganadero, artesanal, cabalístico, cultural, deportivo, turístico y poblacional.

En Pitalito se cultiva, procesa, prepara y se disfruta el mejor café del mundo, su taza de oro ha sido reconocida en el planeta con galardones taza de excelencia, pero son muchos otros reconocimientos de orden productivo, artístico y cultural emanados de esta tierra para grandes aportes a la humanidad.

Son razones suficientes para celebrar con regocijo este Bicentenario, los laboyanos de nacimiento y por adopción debemos asistir rebosantes de orgullo y alegría a los actos conmemorativos, intercambios culturales, artísticos y eventos deportivos entre otros, que cada mes se realizan durante el presente año, en los que propios y visitantes podemos unirnos en una sola voz, en un grito de paz, alegría y libertad, ¡que viva Pitalito y nuestro Bicentenario!.