Artesanías del Huila, manos maestras, transforman en arte

El Huila es tradición artesanal apreciada en Colombia.

El Huila es tradición artesanal apreciada en Colombia e incluso en el extranjero, gracias a la calidad y finura que se obtiene del trabajo de manos maestras y a la diversidad de productos en los municipios. Actividad heterogénea tanto en los individuos como en los oficios, se difunde por tradición familiar, mediante transmisión empírica de conocimientos. Son objetos de artesanía utilitaria que tienden al carácter de obras de arte, es una actividad económica cuyos productos no están sometidos a las reglas de oferta y demanda, la diferencia deriva de la creatividad y tradición cultural.

En el Huila hay 1200 familias dedicadas a oficios artesanales que constituyen sus fuentes de ingreso. El oficio artesanal ha perdido su esencia de pasatiempo y se ha convertido en una actividad de carácter eminentemente económico.

El sector artesanal del Huila está compuesto por diversos oficios, se destacan aquellos de mayor tradición como: cerámica y tejeduría de fibras vegetales a base de plátano, fique y pindo. Entre la tejeduría se incluyen la cestería, que utiliza materias primas como el bambú, bejucos diversos como el chipalo, árboles como el guácimo y la guadua, y la sombrerería a base de pindo e iraca, de la cual se elabora el conocido sombrero suaceño.

Hay otros trabajos importantes en madera, piedra, mármol, joyería, muñequería y bordados. La cerámica ha sido oficio de mayor trayectoria cultural en el Huila, gracias a su desarrollo en Pitalito desde mediados del siglo XX con posterior expansión a San Agustín. En recorrido por los municipios podemos encontrar diversos tipos de artesanía: En Aipe, muñecas, instrumentos autóctonos como chuchos, puercas y tambores tradicionales.En Neiva, elaboran productos contemporáneos en cerámica, madera de torno y calado, vidrio y otras curiosidades. -En Campoalegre y en Acevedo se desarrollan núcleos artesanales alfareros con excelentes productos como ollas, tinajas, tiestos, materas, floreros y alcarrazas. 

En Pitalito se encuentran obras que expresan un sentido indígena dándole un toque contemporáneo. Los productos más comunes las famosas chivas, las casas campesinas, los mercados y muchos trabajos en cerámica viva que representan el mejor recuerdo tradicional del Huila. En San Agustín las mejores replicas precolombinas y tejidos en fibra de plátano elaborados en Obando. -En Tello, se desarrolla la cestería con trabajos en lámina de guadua, artículos como fruteros, cestas, canastos, baúles y joyeros que por su elaboración aseguran un producto de larga duración. Los mejores sombreros de pindo, se pueden adquirir en Palermo, Baraya, Santa María y Campoalegre. Los mejores sombreros tejidos en iraca, en Suaza, Acevedo y Guadalupe.

Es común ver sentados en su ancestral butaco, casi en cuclillas, hombres y mujeres tejedores y sus descendientes de diversas edades continúan su labor, con mucha dedicación le van dando forma a los sombreros que se golpean al final para mejorar su textura.

Existen en el Huila cerca de 50 organizaciones, una mínima parte todavía está en proceso de consolidación. Algunos asociados implementan proyectos de ejecución colectiva y capacitación en los diferentes oficios con la ayuda del estado. No obstante, para producir y comercializar no se ha logrado una verdadera integración armónica.

La Secretaría de Cultura del Huila ofrece asesoría organizacional al sector. Se destaca la convocatoria a las asociaciones artesanales independientes para que elijan representante al Consejo departamental de cultura cuyo cargo dura 3 años. La Secretaría ha orientado para que los artesanos del Huila se centren en la calidad de sus productos a fin de ser aceptados para participar en Expoartesanías, considerada la feria más importante de su género en Latinoamérica. De la misma forma la Cámara de Comercio de Neiva y el SENA regional Huila, desarrollan tareas de capacitación, fomento, comercialización y apoyo económico, a través de financiaciones y créditos blandos.