,

Fiestas tradicionales del Huila, cultura y diversión

La festividad emblemática de los opitas.

El calendario de festividades en el Huila es similar al del resto de regiones colombianas. Son fiestas religiosas, patrióticas y patronales de carácter local y regional, también las fiestas Cívicas nacionales como: 20 de julio, 7 de agosto, 12 de octubre, 11 de noviembre, Día del Trabajo, Día del Idioma, Día del Campesino, fiestas religiosas generales como: Navidad, Año Nuevo, Reyes Magos, Corpus Christi, Semana Santa y otros eventos como ferias comerciales, agropecuarias y artesanales, festivales del retorno, aniversarios de fundación y las fiestas folclóricas de San Juan y San Pedro. Por tradición, los municipios del Huila, como los de toda la nación, son encomendados a una divinidad protectora, para prosperidad de la localidad y bienestar de sus moradores. Periódicamente los habitantes renuevan el pacto sagrado con la divinidad, mediante celebración de su nombre.

En el departamento del Huila, algunas fiestas patronales durante cada año son: San Sebastián (20 de enero en La Plata); la Virgen de la Candelaria (2 de febrero en Campoalegre); Nuestra Señora de Lourdes (11 de febrero en Algeciras); San José (19 de marzo en Isnos y Oporapa); San Antonio (13 de junio en Gigante, Pitalito y Tarqui); Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (16 de junio en Villavieja); Nuestra Señora del Carmen (16 de julio en Baraya y Santa María, también como patrona de los conductores en Neiva, Pitalito, Aipe, Algeciras, Timana, Gigante y Saladoblanco); San Roque (16 de agosto en Altamira y Teruel y, como santo de la salud, en Tello y Caguán); San Agustín (28 de agosto en San Agustín); Santa Rosalba (7 de septiembre en Palermo); la Virgen de las Mercedes (24 de septiembre en Agrado, Colombia, Nátaga y Saladoblanco); San Calixto (14 de octubre en Timaná); la Inmaculada Concepción (18 de diciembre en Neiva, Acevedo y Garzón).

Además de las patronales, tienen ocasión otras fiestas religiosas tales como: Sagrado Corazón de Jesús en Aipe, Nuestra Señora de la Asunción en Tello, Nuestra Señora de la Candelaria en Teruel, a la Virgen del Tránsito en Altamira, Nuestra Señora del Milagro en Timaná, la Virgen de las Lajas en Oporapa, entre otras. De igual manera, se realizan peregrinaciones con motivo de fiestas patronales como: Nuestra Señora de las Mercedes en Nátaga, la Virgen de Aranzazu en Gallardo y San Roque en el Caguán. Existe predominio de festividad de las vírgenes sobre los santos. No obstante, el amplio listado e importancia de las fiestas, ninguna de ellas ha sido promovida a la función de tipificar y representar a la región huilense.Este destino le ha correspondido a las fiestas de San Juan y San Pedro.

En el proceso de construcción de identidad regional, estas fiestas han desempeñado un papel fundamental, es la festividad emblemática de los opitas. Son fiestas traídas por los españoles al Nuevo Mundo, logrando escenario en el Reino de Granada, finalmente se enraizaron en el valle del Alto Magdalena, territorio que se conocía como el Gran Tolima.

En la época actual las fiestas folclóricas de San Juan y San Pedro se extienden durante todo el mes de Junio con actividades previas que inician desde mediados de Mayo, la temporada más intensa de estas fiestas dura dos semanas, con reinas, desfiles, actos culturales y sociales, muestras gastronómicas y veladas de elección y coronación cuyos cierres de jornadas son amenizados por reconocidas orquestas del País y del exterior. Definitivamente para quienes a mitad del año se sienten tentados por una temporada de pura fiesta folclórica, “todos los caminos conducen al Huila, péguese la rodadita”.